expectativas_proyecto_formacion

¿Qué expectativas debe cumplir un proyecto de formación para empresas?

Publicado el 29 noviembre 2017 - - Talento y Empresas

¿Por qué mis alumnos no completan los cursos online y/o no acuden a las formaciones presenciales? ¿Por qué penalizan determinados ítems en las encuestas de satisfacción de la formación que organiza la empresa? ¿Qué iniciativas nuevas puedo implantar para retener el talento? ¿Cómo podemos llegar a más gente, en menos tiempo y que se garantice un aprendizaje real?

Estas son algunas preguntas que habitualmente se hacen muchos departamentos de formación y desarrollo. Como dice el refrán “Nunca llueve a gusto de todos”, y no siempre los proyectos de formación para empresas tienen toda la participación y éxito que se pretende cuando se conciben.

Curso “Lidera cursos presenciales para crear impacto y cambios”, con Marina Ramos.

Los motivos de la insatisfacción de muchos profesionales, o del fracaso de un proyecto de formación para empresas en su conjunto, son múltiples. No obstante, todos ellos tienen que ver con las expectativas y objetivos de los tres agentes clave que participan en la formación (la organización, los RRHH y el propio profesional), bien porque no se han gestionado adecuadamente, o porque ni siquiera se han tenido en cuenta.

Formación para empresas: objetivos de la organización, los RRHH y el profesional

1. Expectativas de la organización

Cuando una compañía invierte tiempo, dinero y recursos en un proyecto de formación para la empresa, es porque persigue los siguientes objetivos:

  • Mejorar los resultados (empresariales y profesionales).
  • Incrementar la eficiencia de los equipos.
  • Ajustar el coste de la inversión para que exista un retorno real de la misma.
  • Atraer talento y ayudar a su adaptación, desarrollo y retención.
  • Mejorar el clima laboral.
  • Consolidar el compromiso de los colaboradores.
  • Capitalizar el conocimiento.

2. Expectativas del departamento de RRHH/Formación/Desarrollo

En líneas generales, sus expectativas van alineadas con las de la organización. Además de ello, tienen otros intereses particulares a la hora de implantar un proyecto de formación dentro de la empresa:

  • Poder contar con flexibilidad de despliegue de diferentes soluciones (online, blended, presencial, cursos de corta y larga duración, etc.).
  • Facilidad de gestión, por ejemplo, a nivel de convocatorias, reporte de informes, gestión de subvenciones para la formación, etc.
  • Adaptación de la formación de la empresa a los diferentes perfiles profesionales, a nivel de contenidos, formatos, tiempos, etc., teniendo en cuenta las exigencias, necesidades y nueva formas y preferencias de aprendizaje de los empleados.
  • Mejorar la satisfacción y participación de los alumnos en las diferentes iniciativas y convocatorias formativas.
  • Poder medir y evaluar los resultados de la formación de forma sencilla e integral, por ejemplo, gracias a plataformas LMS como OKN.
  • Tener la tranquilidad de que los contenidos son de calidad, están actualizados y los expertos que están detrás de ese contenido son solventes técnicamente.
  • Aportar innovación a las diferentes iniciativas formativas de la compañía, y que incluyan nuevas tendencias a nivel de e-learning, gamificación, realidad aumentada, etc.

3. Expectativas del profesional

¿Qué busca el profesional en un proyecto formativo? Fundamentalmente, que la formación:

  • Le aporte herramientas, conocimientos y competencias que le permitan mejorar su perfil profesional a corto, medio y largo plazo.
  • Esté adaptada a las exigencias de su puesto de trabajo actual y futuro, dentro de su plan de carrera.
  • No le quite excesivo tiempo, especialmente si ese tiempo es fuera del horario laboral.
  • Se adapte a sus expectativas, necesidades y forma de aprender, para que no le suponga esfuerzo seguir y superar la formación con éxito.
  • Sea colaborativa (en algunos casos, competitiva) y amena.
  • Le permita demostrar su valía de cara a promociones internas.
  • Exista un retorno real sobre su desarrollo.

Analiza las expectativas de cada grupo para evitar el fracaso de la formación en tu empresa

El problema surge cuando, o no se tienen en cuenta todas estas expectativas, o una o varias priman en exceso sobre las otras. Fijarse únicamente en el coste frente al aprendizaje real de los alumnos, pretender ser excesivamente innovador cuando el colectivo destinatario de la formación no está preparado para ello o no tener en cuenta las expectativas y peticiones de los profesionales, son algunos ejemplos que pueden provocar la ineficacia de un proyecto de formación en una compañía.

En B-Talent te ayudamos a cubrir todas estas expectativas para que tus proyectos de formación en competencias, herramientas y conocimientos, sean un éxito, apoyándote en el análisis de expectativas reales de tu organización, valorando los objetivos del departamento que diseñe, organice y evalúe la formación y teniendo muy presente a los profesionales que, en definitiva, son los verdaderos protagonistas de un plan de formación para empresas.

impulsa_talento_colaboradores_mejores_expertos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *