productividad laboral

5 hábitos para mejorar la productividad laboral de tus empleados

Estresados, bloqueados, poco motivados… ¿Cuántas veces has notado a tus colaboradores con alguno de estos síntomas? La mala gestión del tiempo y de las tareas suele llevar a una espiral de negatividad que no ayuda a que tus profesionales consigan sus objetivos laborales. Sin embargo, gestionar el tiempo eficazmente es cada vez más difícil debido a las numerosas distracciones. Muchas de ellas aparecidas recientemente a raíz del teletrabajo. Por ejemplo, la atención a los hijos o a los asuntos familiares en general, la falta de un espacio profesional o la falta de una cultura comunicativa positiva que no genere interrupciones innecesarias.
Como consecuencia, tenemos la impresión de que necesitamos más tiempo del que disponemos para aprovechar la jornada. Nada más lejos de la realidad. La clave está en detectar las causas y promover en tus equipos las acciones de mejora correctas. ¿Tienes claro que es lo realmente importante para tu equipo? ¿Saben tus profesionales cómo pueden llegar a ser más productivos sin perecer en el intento?

impulsar_talento_equipo_minibanner

Productividad laboral: una cuestión de hábitos

La productividad laboral y la eficiencia profesional están relacionadas con los hábitos de cada persona. De esta manera para alcanzar el grado de organización que tu compañía necesita es aconsejable que tus equipos entrenen las habilidades que la mejoran. Estos son 5 los hábitos que desde B-Talent hemos detectado en los profesionales más eficientes y productivos:

Organizan su tiempo eficazmente

La diferencia entre las personas que tienen éxito de las que no, está en cómo gestionan el tiempo del que disponen. De este hábito depende el rendimiento, los resultados, el bienestar personal y en definitiva el equilibrio vital de los profesionales. Sin embargo, para gestionar el tiempo de manera eficaz se requiere de mucha voluntad para incorporar a la rutina diaria hábitos de éxito. Los colaboradores deben aprender a definir sus objetivos enfocando esfuerzos, priorizar actividades y tareas o superar los llamados ladrones de tiempo, entre otros.

Asumen responsabilidades como auténticos líderes

Si todas las personas nos responsabilizáramos de nuestras tareas no haría falta supervisión, ni dirección, ni control. Sabríamos qué tenemos que hacer en todo momento y tendríamos la garantía de cumplir con nuestros compromisos. El problema es que muchas veces la responsabilidad personal no está interiorizada, ni se aplica en el plano laboral: profesionales que no cumplen su horario, que comenten fallos de los que no se responsabilizan y un largo etc.

Son proactivos y toman la iniciativa

Es decir, asumen activamente el control de su vida personal y laboral tomando la iniciativa en el desarrollo de actividades de manera más creativa. Los profesionales con hábitos que impulsan la proactividad anticipan y prevén problemas, perseveran y persisten en sus esfuerzos. Consiguen resultados tangibles, emprenden la acción y además aumenta y mejoran su autoestima y confianza. Promover estos hábitos supone luchar contra las actitudes negativas de otras personas. Para lograrlo en tu equipo, fomenta la colaboración y el sentido de pertenencia a un grupo y transmite las ventajas de ser proactivo.

Solucionan problemas

Para ser eficaz tan importante es saber lo que es un problema como tener la capacidad para resolverlo lo antes posible. Solo así se evita que desemboquen en consecuencias cada vez mayores. ¿Qué necesitan tus profesionales para ser resolutivos ante las adversidades? Saber analizar la situación, tener flexibilidad y creatividad para establecer alternativas, templanza y tolerancia a la presión o iniciativa y proactividad.

Llevan a cabo un método para gestionar el trabajo de forma eficaz

Recopilar la información, organizar la agenda, priorizar objetivos y tareas, planificar el día y actuar liberando la mente de las tareas concretas hasta que llegue el momento de hacerlas. ¿El motivo? Con un método los profesionales se sienten más relajados, potencian su creatividad y consiguen sus metas con menor esfuerzo.

Cómo mejorar la productividad en la empresa… sin necesidad de ampliar el horario laboral

Además de invertir en programas de bienestar laboral o llevar a cabo acciones concretas que mejoren la comunicación de tu equipo, la productividad de una organización depende muy especialmente de una buena formación en soft skills. Los empleados deben tener los conocimientos técnicos necesarios para desempeñar sus tareas, pero también necesitan desarrollar habilidades y competencias concretas que les ayuden a transformar los hábitos menos efectivos aprendidos con el paso del tiempo.

La formación en soft skills es, por tanto, una herramienta fundamental para entrenar comportamientos y pautas concretas, y conseguir cambios tangibles en tus empleados. Y lo más importante, transferir estos hábitos al puesto de trabajo. Además, el nivel de motivación y de productividad de los empleados aumentará al proporcionarles una formación adaptada a las necesidades concretas de cada momento.

En B-Talent hemos diseñado el programa formativo ‘Organízate con eficacia’ con el que tu equipo aprenderá las claves para ser más productivos, organizados y eficaces. ¿Quieres conocer más? Disfruta de una prueba gratuita de nuestra plataforma de formación en soft skills o elige el plan formativo que mejor se adapte a tu organización.

curso_gratuito_automotivación_equipo_banner

¿Te gusta este contenido? Compártelo.

Posts Relacionados

Otros contenidos interesantes