fbpx

Por qué las habilidades STEM no son todo lo que necesitan tus empleados

Cuando hablamos de habilidades STEM, hacemos referencia a aquellas competencias científicas, tecnológicas, ingenieriles y matemáticas que poseen determinados perfiles de profesionales. Habilidades que, a priori, parecen las más importantes ante un futuro laboral que se presenta cada vez más tecnológico. Para el 2022, se prevé que más de un 60% del trabajo relacionado con el procesamiento de datos, será realizado por máquinas. Y que las profesiones STEM como data scientist o experto en machine learning, serán las más demandadas por el mercado laboral.

Sin embargo, contar con empleados con determinados conocimientos técnicos, no será suficiente para implantar y aprovechar al máximo las nuevas tecnologías.

La importancia de las habilidades transversales

¿La solución? Un equilibrio entre habilidades STEM y habilidades transversales. O lo que es lo mismo, aquellas habilidades que las personas aprendemos desde nuestra infancia y que permiten completar el trabajo realizado por las máquinas, sin dejar de aportar valor a la organización. Learnability, adatabilidad, flexibilidad, creatividad, trabajo en equipo, inteligencia emocional… Es decir, soft skills que hacen relación a cómo las personas se relacionan entre sí y con su entorno. Porque en un entorno cada vez más automatizado, globalizado y en constante evolución, las organizaciones necesitan profesionales capaces de adaptarse a los cambios generados por la implantación de la tecnología en los diferentes procesos.

Por otro lado, mientras que las competencias técnicas pueden quedar obsoletas a lo largo del tiempo, las habilidades transversales son atemporales y útiles en todas las áreas de la organización.

Sin embargo, la falta de profesionales con habilidades transversales es una de las principales barreras de las empresas a la hora de hacer frente a las necesidades tecnológicas. Tanto es así que incluso más de un 45% de los líderes de las compañías, reconoce tener problemas para seguir el ritmo provocado por la digitalización. Es lo que se conoce como skills gap, o la diferencia entre las habilidades requeridas para un área o tarea y las habilidades que realmente poseen los trabajadores.

Cómo acabar con la soft skills gap de tu futura fuerza laboral

El desarrollo profesional, identificar y evaluar la brecha de habilidades o incrementar el engagement de la formación, se han convertido en las principales prioridades de los responsables de formación durante lo últimos años. Y más del 80% de las empresas esperan mejorar el talento de su fuerza laboral de cara a los próximos años, tal y como indica Manpower en su último informe ‘Humans Wanted: Robots Need You’. Estos datos indican una clara tendencia: la formación es la vía principal para terminar con la brecha de habilidades de los empleados.

Sin embargo, no siempre resulta fácil formar a una fuerza laboral tan variada como la actual. Conformada por diversas generaciones de trabajadores con diferentes necesidades pero, sobre todo, con diferentes maneras de convivir con las nuevas tecnologías.

Baby Boomers, Generación X, Generación Y, Generación Z…. Es en este punto, en el que surge un nuevo reto para la mayoría de las empresas. ¿Cómo formar en soft skills a un equipo multigeneracional? Si en el caso de los Baby Boomers y la Generación X, la principal preocupación para las organizaciones es su falta de competencias digitales. Para la Generación Y y Z su asignatura pendiente es el desarrollo de habilidades blandas. 

De cualquier manera, todas las generaciones comparten un rasgo común: el uso generalizado de internet y de las nuevas plataformas como Youtube o Spotify. Una tendencia que, inevitablemente, afecta a la manera en la que formar a los empleados. Acostumbrados a consumir contenidos de manera personalizada y a demanda, el aprendizaje debe replicar también esta nueva experiencia de usuario en los proyectos e-learning de las empresas. Es decir, contenidos formativos en streaming, capaces de transformar los hábitos de tu equipo y fomentar el autodesarrollo en tu organización. 

Soft Skills Disrupted

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *