fbpx

Job Shadowing. Ejerciendo de turista dentro de la propia organización

Viajar y conocer otras culturas ensancha nuestro horizonte temporal, abre la mente y nos hace ver que existen otras formas de hacer y ver las cosas.

Una manera de hacer turismo en un entorno laboral para obtener estos beneficios es a través del Job Shadowing. Se trata de una técnica de desarrollo profesional que consiste en que un empleado pase un período breve de tiempo con un compañero para observar y seguirle durante su trabajo diario.

El uso más habitual de esta técnica de aprendizaje por observación es para nuevos empleados, que actúan como observadores de otros más experimentados para tener una idea del trabajo que van a empezar a realizar. Sin embargo, os proponemos usar esta técnica para que empleados de una organización con muchos años de trayectoria en la empresa salgan de sus responsabilidades habituales, vean otras áreas del negocio y obtengan una nueva perspectiva tanto de su trabajo como del trabajo de otros.

Cuando ponemos en práctica esta técnica y sometemos al empleado a un baño “de otra realidad” observamos que:

  • Mejora la comunicación entre los departamentos y fomenta la mejora continua.
  • Facilita la ruptura de las barreras dentro de la propia organización, convirtiéndose en una herramienta de networking
  • Se comparten mejores prácticas y, por lo tanto, se potencia el desarrollo personal no solo del turista, sino también del anfitrión.
  • Permite a las personas ver los procesos en los que están involucrados habitualmente desde un ángulo diferente.

Cómo prepararnos ante una situación de Job Shadowing

Al igual que preparamos un largo viaje con antelación para asegurarnos el no dejar nada a la improvisación, cuando aplicamos el Job Shadowing hay algunos aspectos a tener en cuenta:

  • Para tener éxito debemos implicar no solo a turista y anfitrión, sino que deberemos meditar concienzudamente un plan de comunicación que involucre también a los managers de ambos.
  • El turista, de la misma forma que compra una guía del país que va a visitar, deberá informarse previamente del código de conducta o aspectos culturales del puesto que va a observar (por ejemplo, vestimenta, confidencialidad…) y definir  sus prioridades de lo que más le interesa conocer del puesto o departamento que va a visitar.
  • El anfitrión deberá definir cuándo es el mejor momento para obtener una visión general del rol que desempeña y proporcionar la información de mayor utilidad para el visitante, de ahí que convenga informarse previamente del perfil del invitado.

Recomendamos esta práctica para el desarrollo de empleados que, a pesar de llevar muchos años en una organización, desconocen gran parte de lo que hacen otras áreas. Ese desconocimiento puede provocar ineficiencias en los procesos internos, tensiones interdepartamentales y, en ocasiones, una baja motivación. ¿Qué mejor en estos casos que mandarles de “vacaciones” a ver la realidad de otros departamentos?

Project Manager

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *