fbpx

Factores de éxito de un proyecto de formación e-learning

¿Qué hace que un proyecto de formación e-learning tenga éxito y otro no? ¿Cómo se pueden mejorar los índices de satisfacción de los alumnos? ¿Qué se debe hacer para facilitar la implementación de metodologías e-learning en empresas en las que tradicionalmente se ha realizado únicamente formación presencial?

Estas preguntas son claves para garantizar el éxito de un proyecto e-learning. Para contestarlas desgranamos los cuatro factores que toda empresa debe analizar si quiere que su formación alcance los objetivos que persigue.

Los 4 pilares de la formación e-learning

Organizativos: La relación entre los alumnos y la forma de gestionar y organizar la formación por parte de la empresa. Dentro estos factores destacan, por ejemplo, la agilidad y eficiencia en la gestión de las convocatorias. También es importante tener en cuenta cómo se realiza la comunicación interna de la formación. ¿Es motivadora, completa y sincera o suena a imposición?

Otro elemento de vital importancia es la capacidad de respuesta del departamento correspondiente ante incidencias de los usuarios. ¿Cuál es el tiempo de respuesta? ¿Qué tipo de respuestas dan? ¿Solucionan o se “encogen de hombros” ante dudas, quejas o reclamaciones? La pregunta que se hace el alumno es: ¿Me lo ponen fácil?

Formativos: La relación entre los alumnos y los aspectos pedagógicos, de apoyo y dinamización de la formación. En este punto entran en juego aspectos como la metodología (¿Es dinámica, atractiva, fluida?), los contenidos (¿Son interesantes, amenos y aterrizados a la realidad de los participantes?), la propia dinamización/interacción de los cursos, los feedback de los tutores/formadores, etcétera. Respecto a la dinamización, cada vez cobra mayor importancia para que el alumno no se sienta “solo ante el peligro”. De ahí que cada vez más se potencien las herramientas colaborativas y sociales. La pregunta que se hace el alumno es: ¿Me aporta algo positivo?

Tecnológicos: La relación entre los alumnos y la tecnología desde el punto de vista técnico (la facilidad de acceso a la plataforma, la velocidad de navegación, los tiempos de espera, el look& feel de la plataforma, la facilidad de uso, etcétera)  y personal  (la pericia del alumno para adaptarse a las nuevas tecnologías).

En relación al factor tecnológico, y muy unido con los elementos organizativo y personal, se encuentra la dotación de equipos. En ocasiones, algunas empresas cuentan con plataformas de formación muy avanzadas pero los equipos que utilizan los profesionales a diario no están a la altura. Esta circunstancia resulta muy frustrante para estos y puede hacer que “tiren la toalla” antes de tiempo. La pregunta que se hace el alumno es: ¿Me resulta cómodo, intuitivo y sencillo?

Finalmente están los factores personales. Estos factores personales inciden en la motivación de los alumnos (respecto de su empresa, su puesto, su formación, etc.),  o el tiempo que estos pueden/quieren dedicar a su formación, entre otros. La pregunta que se hace el alumno es: ¿Me interesa, me viene bien, me apetece y es compatible con mi vida?

Estos 4 pilares conforman la base de diagnóstico y actuación de cualquier proyecto de formación e-learning y sirven como palancas para que este tenga éxito. No tener en cuenta alguno de ellos a la hora de implantar un proyecto de estas características llevará inexorablemente al fracaso y a la pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero.

Por este motivo, contar con asesores y expertos en la materia ayudará a la empresa a encauzar el proyecto, orientarlo y adecuarlo a sus características y necesidades y garantizar los resultados deseados.

Case_Estudy_Impulsando_management_Norauto

Chief Product Officer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *