fbpx

La diversidad: ¿Asignatura pendiente en las empresas?

Los cambios vertiginosos que vivimos en la actualidad hacen que nos debamos adaptar, cada vez más rápido, a una realidad en constante evolución. Las empresas y sus profesionales plantan cara, día a día, a retos cada vez más exigentes, y ello implica asumir roles y funciones que, hasta el momento, no habían gozado de gran protagonismo.

En el mundo empresarial, tradicionalmente han primado valores puramente racionales vinculados al liderazgo y a la consecución de objetivos. En muchas ocasiones, todo ello venía aderezado con multitud de creencias que limitaban el crecimiento profesional de todos aquellos que no cumplían con el estándar exigido. Una prueba: a día de hoy, solo 14 de las 350 compañías europeas más importantes tienen como CEO a una mujer.

Un cambio de paradigma a favor de la diversidad

En la actualidad, los límites prácticamente han dejado de existir; la globalización y la digitalización han impuesto nuevas reglas, las fronteras se han volatilizado y la diversidad ha empezado a ser tenida en cuenta por todas aquellas empresas que quieren convertirse en un referente en su sector.

Es cierto que el talón de Aquiles de las grandes organizaciones ha sido, y aún sigue siendo, la incorporación de la mujer a los grandes puestos directivos y, aunque las creencias patriarcales siguen fuertemente arraigadas en el imaginario colectivo, la mujer ha conseguido empoderarse y ocupar el lugar que le corresponde. Sin embargo, la diversidad no solo trata de género, también de culturas y, por ello, las empresas cada vez hacen más esfuerzos por desarrollar la competencia intercultural.

La diversidad, sin cambiar de país o idioma, también implica diferentes puntos de vista. Estamos equivocados al pensar que la diversidad solo aparece en el instante en el que salimos de nuestra “zona de confort”, la diversidad aparece en el mismo momento en el que se reconoce lo diferente en el otro. Diferente y enriquecedor a partes iguales; porque lo diverso no tiene que ser extravagante ni llamativo, ni siquiera contrario u opuesto; lo diverso es complementario y aleccionador. Aprender de lo diferente y potenciar la diversidad es el futuro de las empresas de hoy.

¿Cómo potenciar la diversidad en tu organización?

Visto lo anterior, la pregunta que surge es: ¿cómo lograrlo? Una de las vías, pasa por potenciar una serie de habilidades profesionales que son básicas para potenciar la diversidad, y que te presentamos en la siguiente infografía. ¿A qué estás esperando para empezar a desarrollarlas?

Competencias profesionales para impulsar la diversidad
B-Talent University

Pedagogy & Content Consultancy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *